Acceder a EllasNo lo dudes preséntate al premio de innovación para recibir tus ayudas

Las pequeñas empresas también enfrentan grandes problemas

Para tomar decisiones hay que tener la mente clara como el agua. De lo contrario la confusión jugará en nuestra contra.

En ocasiones nos encontramos con empresarios que se encuentran en modo de supervivencia y sin posibilidades cercanas de poder salir de tal situación. Desafortunadamente este tipo de emprendedores de pequeñas empresas están tan enfocados en el diario que no pueden levantar la cara para ver unos pocos metros más adelante. No se toman un momento del día para hacer una evaluación de lo que están rindiendo sus acciones y puede ser que cuando se dé cuenta de ello sea demasiado tarde.

¿Cuándo y en qué debe cambiar la estrategia que estamos llevando a cabo para que las cosas salgan mejor? Entre las cosas que debemos hacer para mejorar el desempeño de nuestra pequeña empresa se encuentra:

Establecer con claridad quiénes son tus clientes

Para comenzar a ordenar mi negocio hay que responder a quien le sirvo y eso quiere decir que debo estar preparado para poder decir que no a otros clientes. Les doy un ejemplo simple: un centro nocturno está orientado a clientes jóvenes entre 20 y 30 años, de alto poder adquisitivo; pero las ventas van mal y mi mente solo está en vender. Empiezo a promover a otros segmentos mi oferta de servicios y comienza a llegar gente a las puertas de mi local de clase media baja, adultos mayores de 40 y las ventas me ayudan a sobrevivir.

interrogantesPero mi cliente objetivo llega al local y ve a un tipo de gente que no acostumbraba a ver y se da la vuelta y dice ¿Qué pasó aquí? En unos minutos  le dice a su acompañante vámonos mejor a otro lugar. Al pasar unos meses esa pequeña empresa sigue sobreviviendo y no consigue forma de salir adelante en busca del anhelado éxito. Lo más seguro es que termine sirviéndole a ese segmento que lo mantiene vivo; pero que jamás le permitirá progresar.

señalEl propietario de ese local, estaba tan atormentado por mejorar sus ventas que no se dio cuenta que destruyó sin darse cuenta su propio emprendimiento, la idea que hizo que todo se activara. No se centró en sus clientes objetivo, no buscó soluciones creativas para complacerlos y sus esfuerzos promocionales no se orientaron a captar a más clientes como ellos, por el contrario se fue a otros muy diferentes. Seguramente hubiese triplicado sus ventas si se hubiese enfocado en  los clientes para quienes creó la idea del local.

Cuando se gasta tiempo y dinero en la venta y eso no redunda en resultados favorables, es muy factible que te hayas desviado del mercado objetivo. Probablemente lo que has hecho será insuficiente para ser eficaz. Mientras circunscribas más a tu mercado, de forma tal que te permita servir mejor a tu cliente, tu negocio marchará mejor.

Piensa en esto. Lanzas diez pelotas de beisbol al aire, todas de un solo golpe, ¿Cuántas crees que podrás atrapar? ¿Una? ¿Dos? o ¿Quizás tres? Tal vez intentes atrapar tantas que no alcanzarás a atrapar ninguna. Ahora, ¿Qué crees que ocurriría si lanzaras solo una pelota al aire? ¿Sería más fácil atraparla? La respuesta es sí, si te enfocas en una sola pelota todo tu esfuerzo será dirigido al logro de ese objetivo, esa pelota es tu mercado objetivo, ve tras él con todo lo que tengas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR