Acceder a EllasNo lo dudes preséntate al premio de innovación para recibir tus ayudas

Encontrando al culpable, manos a la obra.

¿Cómo los escapes pueden hacer que la sociedad enfrente serios problemas?

Cuando hablamos del vital líquido, nos referimos a que del agua venimos. El agua es vital para la vida como la conocemos hoy. Debido a la superpoblación y a lo escaso que es el recurso, se hace necesario que las sociedades organizadas se pongan de acuerdo y creen políticas de preservación del agua y de su uso racional.

Es enorme la cantidad de agua que puede perderse producto de las fugas. Para que tenga una idea, una canilla que gotee produce una pérdida de alrededor de dos litros de agua por hora. Quizás veas la gota y no imagines la cantidad de agua que puede perderse porque piensas que es algo insignificante; pero cuando esa gota es continua y permanece por un largo periodo de tiempo, te caerás para atrás de la cantidad de agua desperdiciada. Esa canilla que tiene una gotera haría que se perdieran 17 mil litros de agua por año. Ahora haga el ejercicio mental y trate de imaginar tener envasados esos 17 mil litros y lanzarlos a la calle, parece una locura, ¿verdad?

fuga

Pero a veces esas roturas por las que se fuga el vital líquido, son indetectables, no sabemos por donde se está escapando el agua. Y podemos gastar mucho tiempo y dinero haciendo reparaciones que no solucionan el problema. Por fortuna hay gente trabajando en desarrollar opciones innovadoras que permitan localizar esas fugas y solucionar el problema.

Desde el punto de vista doméstico hablamos de esas cantidades de agua; pero cuando vamos a los sistemas de acueductos de agua potable que alimentan a la población, estamos hablando de grandes cantidades de agua y a una mayor presión; podemos inferir que las cantidades de desperdicio del vital líquido por causa de fugas sube exponencialmente.

Como es de esperarse, la universidad se incorpora a la búsqueda de soluciones en ese sentido. La Universidad de Málaga, en España junto a la empresa Aganova, han creado un innovador sistema de detección de fugas para las redes de tuberías de agua potable de diámetros grandes. Con esta innovación se disminuiría la pérdida de una importante cantidad del líquido y reduciría el coste de detección.

Gracias a Nautilus, una esfera de 86mm que está recubierta de un material poroso que se usa generalmente  en el submarinismo. Esta se introduce en el sistema de distribución de agua y es arrastrada a lo largo del acueducto. Una vez dentro del sistema detecta y registra la fuga emitiendo un sonido particular. Esta esfera  puede detectar fugas hasta de 0,04 litros por segundo.

operarioDentro de la esfera va incorporado un procesador, el equipo interpreta la anomalía y transmite la información a un software exterior, que puede ser una tableta. Los datos son procesados por medio de un algoritmo matemático que fue creado por la empresa, para que por medio de un GPS pueda darse con el lugar exacto de la anomalía y lo interesante es que el margen de error está por los 2 metros aproximadamente.

Es clave el aporte de la universidad, al colocar una serie de sensores a lo largo del sistema que ayudan a detectar el paso del dispositivo y esto permite su  localización en tiempo real. Sin duda un gran paso para hacer más sustentable nuestra estadía en el planeta azul.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR