Acceder a EllasNo lo dudes preséntate al premio de innovación para recibir tus ayudas

El enamoramiento y el hotel

Los sentimientos pueden hacernos tomar decisiones alejadas de la razón.

Para vender o comprar un hotel es necesario saber cuál es su precio en el mercado. Para ello debes considerar Cuánto ha producido en los últimos 5 años, en caso de que los tenga, para poder proyectar cuánto producirá en los próximos 10, por ejemplo. Es importante establecer parámetros claros para poder hacer más eficiente una operación de venta o de compra.

hotel-primera-linea

Generalmente cuando alguien se enamora de una propiedad, piensa que podrá hacer lo que no pudo hacer quien la tiene. A mi entender, es muy lógico pensar, que el hecho de que una empresa no haya producido en 5 años, una cantidad suficiente de beneficios que permitan hacer una proyección que parezca favorable para alguien que quiera comprar y poner a producir el hotel para obtener beneficios satisfactorios; no significa que no sea una buena opción hacer la operación.

El hotel pudo haber sido mal mercadeado o mal administrado y eso pudo haber incidido en que sus finanzas resultaran tan poco interesantes. Así que el hacer la proyección de lo que puede facturar el hotel en 5 o 10 años en base a lo que produjo 5 años antes, no es suficiente para ver la potencialidad del bien, cosa que muy bien podría argumentar el vendedor. Aunque en números, es lo que puede indicarnos el valor de mercado que puede tener este.

Además, su ubicación pudo haber sido hace 5 años poco atractiva; pero eso puede cambiar con modificaciones hechas a su alrededor, como creación de nuevas vías de comunicación, un descubrimiento en algún lugar cercano, por ejemplo se descubre una pirámide escondida en la maleza. Otras cosas que pueden potenciar el valor son: los nuevos usos a las tierras circundantes, aumento en la inversión inmobiliaria producto de políticas públicas que la estimulen, etc..

Lo que puede significar muy atractivo para quien quiere hacer en ese lugar un hotel especializado en meditación y relax total para desintoxicar el cuerpo y la mente. Puede no ser nada interesante para quien desea hacer un hotel para vacacionistas.

Para darle valor a las cosas hay que considerar, las finanzas, la economía y por supuesto la potencialidad. Como sabes la economía se refiere al manejo de los recursos escasos y en el caso que nos ocupa el recurso esencial que manejamos en el hotel es el hospedaje; quiero decir, el número de habitaciones disponible. Habitación que no se alquile un día es un dinero que no volveremos a tener oportunidad de producir. Cada día que tengamos habitaciones vacías es pérdida.

 

enamorados

Lo medular del negocio hotelero es evaluar la demanda, buscarla, presentarles nuestra oferta y convencerla de que somos la opción que le dará la satisfacción deseada. Un hotel ofrece básicamente hospedaje y comida, esta última es aún más perecedera que la habitación, porque el día pasa y si no se ocupó se perdió, en cambio la comida bien preservada puede darnos alguna holgura para maniobrar. Aunque el negocio del hotel es el hospedaje, el elemento gastronómico puede darle la posibilidad de manejar una unidad de negocio como los son los restaurantes o un restaurant, que puede estar abierto al público general, que no están hospedados en el hotel.

Cuando nos enamoramos los sentimientos nos dominan, cuando hacemos negocios los números tienden a dominarnos. Pero con mucha creatividad y capacidad técnica calificada, podemos hacer que el mundo de los sentimientos y el de los números se complementen para dar paso a algún proyecto que justifique su potencial de desarrollo productivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR